‘DEBEMOS RECUPERAR EL LIDERAZGO EN SEGURIDAD’: CARLOS HOLMES – Eltiempo.com

‘Debemos recuperar el liderazgo en seguridad’: Carlos Holmes

El precandidato presidencial del uribismo dice que el proceso de paz será un fracaso.

Por: |

22 de Octubre del 2013

¿Cuál será su propuesta en materia de seguridad?

Recuperar la seguridad democrática. Volver al país al rumbo que tantos resultados positivos entregó, y recuperar el liderazgo presidencial en materia de seguridad. Esto tiene mucho que ver con lo institucional, pero también con el estilo del liderazgo. El estilo de liderazgo del expresidente Uribe se perdió en manos del presidente Santos y tengo la certeza de que hay que recuperarlo. Es impresionante escuchar el reclamo de los colombianos con los que uno conversa quejándose por el deterioro de la seguridad.

¿Eso se traduce en más énfasis en lo militar?

Es volver a hacer énfasis en la acción legítima de las fuerzas del Estado con un gran liderazgo presidencial. Es convocar a la ciudadanía para que cumpla con los deberes que están consagrados en la Constitución. Yo no encasillo al país en el falso dilema que se le ha presentado entre guerreristas y pacifistas.

¿Continuaría con el proceso de paz?

En estas condiciones, de ninguna manera. Lo suspendería condicionalmente a que las Farc cesen definitivamente sus acciones violentas para poder conversar. Haber puesto en marcha este proceso en medio de las balas y las bombas, es repetir uno de los errores cometidos en el pasado.

¿Rompería los diálogos?

Esto no va para ninguna parte, es una de las más grandes irresponsabilidades que se han cometido en Colombia. El famoso esquema serio que presentó el Gobierno no es sino una construcción académica, porque en la práctica eso está vacío. No hay manera de esperar un resultado positivo por la forma en que se adelante el proceso. Uno no puede iniciar un proceso responsable en vísperas de un año electoral.

http://www.eltiempo.com/politica/carlos-holmes-candidato-presidencial-uribista-_13139541-4

 

A pocos días de comenzar la convención del Centro Democrático para elegir a su candidato presidencial, Carlos Holmes Trujillo, uno de los tres aspirantes a ser el ungido del uribismo, destapa sus cartas programáticas. Asegura que se debe recuperar el liderazgo presidencial para el manejo de la seguridad, que la economía colombiana debe abrirse al mundo y admite, sin tapujos, que en este movimiento se ejerce un “caudillismo democrático”.

¿Por qué debería ser usted el candidato del uribismo?

Por mi identidad total con el expresidente Uribe y con la propuesta del Centro Democrático. También por la integralidad de la experiencia que tengo para ofrecerle a los colombianos. Fui alcalde elegido popularmente, fundador y Presidente de la Federación de Municipios y tengo experiencia en lo regional, porque soy de la provincia de la provincia. Además, en lo nacional porque he sido ministro dos veces y estuve en la Constituyente.

¿Qué tan viable ve una posibilidad de ser el candidato uribista?

Es la más viable, es la que ofrece realmente viabilidad porque es la que va en ascenso. Tengo la menor imagen negativa y la mayor imagen positiva relativa, y tengo un nivel de reconocimiento superior al que hoy registra Óscar Iván Zuluaga y acercándose bastante al que tiene Francisco Santos. Y todo esto sucede a pesar de que no he sido 8 años Vicepresidente o protagonista en la vida pública, como Óscar Iván. La tendencia de crecimiento de mi precandidatura es la más significativa de todos. Soy la tercería del uribismo.

¿Cuál será su propuesta en materia de seguridad?

Recuperar la seguridad democrática. Volver al país al rumbo que tantos resultados positivos entregó, y recuperar el liderazgo presidencial en materia de seguridad. Esto tiene mucho que ver con lo institucional, pero también con el estilo del liderazgo. El estilo de liderazgo del expresidente Uribe se perdió en manos del presidente Santos y tengo la certeza de que hay que recuperarlo. Es impresionante escuchar el reclamo de los colombianos con los que uno conversa quejándose por el deterioro de la seguridad.

¿Eso se traduce en más énfasis en lo militar?

Es volver a hacer énfasis en la acción legítima de las fuerzas del Estado con un gran liderazgo presidencial. Es convocar a la ciudadanía para que cumpla con los deberes que están consagrados en la Constitución. Yo no encasillo al país en el falso dilema que se le ha presentado entre guerreristas y pacifistas.

¿Continuaría con el proceso de paz?

En estas condiciones, de ninguna manera. Lo suspendería condicionalmente a que las Farc cesen definitivamente sus acciones violentas para poder conversar. Haber puesto en marcha este proceso en medio de las balas y las bombas, es repetir uno de los errores cometidos en el pasado.

¿Rompería los diálogos?

Esto no va para ninguna parte, es una de las más grandes irresponsabilidades que se han cometido en Colombia. El famoso esquema serio que presentó el Gobierno no es sino una construcción académica, porque en la práctica eso está vacío. No hay manera de esperar un resultado positivo por la forma en que se adelante el proceso. Uno no puede iniciar un proceso responsable en vísperas de un año electoral.

¿Qué les ofrece a los colombianos en materia social?

Quiero hacer una apuesta por el futuro y la esperanza, que requieren un nuevo sistema educativo. Necesitamos una política educativa de Estado, que empiece desde la primera instancia y que se extienda hasta el posgrado. Eso lo haría promoviendo un amplio proceso de concertación con todos los actores, que es la única manera de generar el sentimiento de pertenencia que se requiere para poner esto en marcha.

¿Reformaría la educación, como intentó este Gobierno?

Lo que intentó este Gobierno no era una reforma integral, era una propuesta para reformar la educación superior. Yo estoy hablando del sistema educativo, y lo reformaría por completo. Construiría un nuevo sistema educativo mediante una política de Estado integral.

¿Cómo manejaría la economía colombiana?

La gran apuesta tiene que ser insertar a Colombia en la economía internacional. En el mundo de hoy no hay otra alternativa. La única manera de crear estímulos a la inversión, de crear empresa y de generar empleo es ampliando los mercados. Y los mercados se amplían mediante una política deliberada de inserción de Colombia en la economía internacional. También es necesario un diálogo y un contacto constante con el sector productivo.

¿Qué manejo le daría al campo?

Por falta de una política integral en materia agrícola, los subsidios se han tomado por asalto la situación del agro colombiano. Podemos tener por lo menos 5 veces más de las hectáreas dedicadas a la agricultura y podemos ampliar las que se dedican al sector forestal. Toda política agropecuaria debe partir del fomento a la producción agropecuaria.

¿Por qué pasaron de una consulta a una convención para definir al candidato?

Sigo siendo amigo de la consulta, es el mecanismo que más conviene, pero he aceptado la sugerencia del expresidente Uribe de la convención en el entendido que habrá un acuerdo pleno sobre las garantías por parte de los precandidatos.

¿Si no hay acuerdo entre los precandidatos, qué pasará en la convención?

De todas maneras iré en el entendido de que no hay acuerdos sobre las garantías y confiaré en que la única garantía es la presencia, el liderazgo y el tono político que el expresidente Uribe le ponga a la convención en materia de las consideraciones necesarias para la toma de decisiones; y, naturalmente, la independencia de los convencionistas.

¿Uribe debería tomar ya las decisiones de fondo?

Él tiene el liderazgo del Centro Democrático, porque existe gracias al expresidente Uribe.

Hablan de la posibilidad de que Uribe tenga la facultad de cambiar el candidato si no despega en las encuestas…

El expresidente Uribe tiene todos los poderes en el Centro Democrático, pero una decisión de la convención en ese sentido sería una torpeza. No se puede elegir un candidato para simultáneamente decirle que, si no funciona, lo cambian en unos meses. El mensaje de debilidad sería inconveniente.

¿El Centro Democrático es caudillista?

Es caudillista democrático, y eso está bien porque no tiene nada de malo. Todas las colectividades democráticas en el mundo tienen dentro de su seno líderes que se convierten en símbolos.

 

This entry was posted in Elecciones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s