¿PRELUDIOS DE NUEVA GUERRA?

¿PRELUDIOS DE NUEVA GUERRA?

28/04/2014POSTED IN: ARTÍCULOS Y OPINIÓN


Por: Ricardo Téllez – Miembro del Secretariado nacional de las FARC-EP

http://www.pazfarc-ep.org/index.php/noticias-comunicados-documentos-farc-ep/estado-mayor-central-emc/1878-preludios-de-nueva-guerra.html

 

 

 

 

Por estos días se recuerdan cien años transcurridos desde que las potencias capitalistas ávidas de nuevas tierras y mercados, lanzaron a los ejércitos y pueblos de 32 naciones a la aventura de la Primera Guerra Mundial. Diez Millones de seres humanos perdieron la vida. Veinte supervivieron heridos. Las pérdidas materiales, sociales y culturales fueron enormes.

Mucho se ha especulado sobre las causas, motivos y responsables de semejante barbarie. Por sobre todas las cosas, un hecho destaca como incontrovertible: los países capitalistas más desarrollados de entonces realizaban el tránsito hacía verdaderas potencias imperialistas. Para tal efecto se lanzaros desaforadamente hacía una carrera armamentista, seguida de búsqueda de alianzas y pactos militares.

La guerra de rapiña que se oteaba en el horizonte debía definir, en el campo de batalla quién o quiénes eran los más fuertes y por tanto se reservaban el derecho de gobernar el mundo.

Después de la matazón, Alemania fue juzgada y condenada como la única responsable de haber desatado la guerra.

Los vencedores le impusieron el revanchista Tratado de Versalles con onerosas compensaciones económicas; le prohibía tener ejército permanente; perdía sus colonias en África, y parte de su propio territorio en Europa. El ser nacional del pueblo alemán a consecuencia del tratado, fue humillado ante los ojos del mundo.

Sin que aun se hubiera acabado de enterrar los muertos, ni curar los heridos, ni reunificar familias, sin haberse disipado el olor a pólvora, ni el humo proveniente de las ruinas de ciudades y campos; las mismas burguesías, los mismos monopolios y las mismas potencias imperialistas; comenzaron a fraguar la próxima, feroz y devastadora contienda.

El recelo que se profesaban unos países a otros en el bloque ganador de la guerra, era atenuado por el profundo temor que les producía la posibilidad que los obreros, campesinos y soldados tomaran el poder en sus países, tal como lo hicieron Lenin y los bolcheviques en la Rusia zarista en 1917.

Esto explica en parte, el por qué los líderes más astutos de los Estados Unidos y la Europa surgida de la Primera Guerra, se hacen los de la “vista gorda” mientas Alemania, en manos del Partido Nacional socialista, encabezado por Hitler, restaña las heridas de la guerra y recompone rápidamente la industria, incluyendo la de guerra y comienza un acelerado proceso de militarización del conjunto de la sociedad.

La maniobra era clara. Buscaban que Hitler atacara a la Unión Soviética y sepultara para siempre el experimento de la revolución socialista que se adelantaba en ese país.

Desde luego eso también estaba en los planes de Hitler, pero éste iba más allá. Soñaba con dominar el mundo y crear el Tercer Reich, que debía durar mil años. Para ello estimuló el orgullo alemán, alentó la superioridad de la raza aria, elevó al Estado por encima de los individuos y de la sociedad, preparó en el más absoluto secreto sus planes y alistó la maquinaria de guerra con la más adelantada tecnología de punta conocida hasta entonces.

Dispuestas así las cosas Hitler remilitariza Renania en marzo de 1936 en clara violación al Tratado de Versalles. En julio del mismo año junto con Mussolini apoya la rebelión de Francisco Franco, detonante de la guerra civil española.

En 1938 Alemania se anexa Austria. Posteriormente Francia, Italia y Gran Bretaña, firman con Alemania el Pacto de Múnich, para “apaciguar” al Führer, entregándole la Región Checoslovaca de los Sudestes.

Falsa creencia. Alemania nota la debilidad de sus rivales, invade y se apodera de toda Checoslovaquia y el 1 de septiembre de 1939 tropas alemanas en guerra relámpago se toman Polonia. Este demencial acto dio inicio a la II Guerra Mundial. El monstruo antes de atacar a la URSS, creó el Eje Roma-Berlín-Tokio que se engulló a casi toda Europa, llevó la Guerra a África, Asia, Oceanía y atacó Pearl Harbor, principal base Naval de Estados Unidos en el Pacífico.

Los costos y daños de esta guerra que termina en 1945 son de horror. Involucró a 61 países con una población de 1.700 millones de personas. Tres cuartas partes de la población del planeta. Fueron enrolados en filas 110 millones de soldados. Los muertos superaron 55 millones de seres humanos. Otros 70 millones fueron heridos. Europa quedó devastada; Hiroshima y Nagasaki desaparecen por la reacción en cadena del estallido de la bomba atómica.

Surge un nuevo orden mundial. Alemania, Francia e Italia desaparecen como potencias militares.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que llevó el peso fundamental de la guerra contra el Fascismo, a pesar de haber dejado en los campos de batalla y entre la población no combatiente 30 millones de personas muertas y 50 millones de heridos; 140.000 poblados arrasados y más 1.400 ciudades intermedias totalmente destruidas; emerge como superpotencia mundial en contraposición a los Estados Unidos y todo el bloque capitalista e imperialista mundial.

El próximo 9 de Mayo se cumplen 75 años de la terminación de esa locura, sin embargo los gastos y preparativos militares aumentan en todos los países desarrollados. La URSS desapareció. Los Estados Unidos son la única superpotencia militar. La tecnología ha logrado producir armas de altísima precisión y largo alcance que pueden impactar cualquier lugar de la tierra con sus cargas de destrucción masiva.

La lucha inter-imperialista no amaina. Cada nación poderosa trata de imponer la hegemonía en sus contornos para poder pisar duro en el plano internacional.

China, la india y Japón en Asia; Alemania, Rusia e Inglaterra en Europa, y los Estados Unidos, que presumen estar por encima de todos.

Tras las invasiones a Irak, Libia, Siria, las provocaciones a Corea del Norte y los acontecimientos de Ucrania, se esconden la lucha por el petróleo, las materias primas, el copamiento de vías de comunicación estratégicas, los bancos genéticos, las fuentes de agua potable etc., que ya escasean en el mundo y son codiciadas por las potencias, lo cual acelera las reales posibilidades de un enfrentamiento militar local, que puede desembocar en una nueva guerra mundial.

Si los costos de las dos anteriores nos aterran; la tercera muy seguramente acabaría con todo lo que ha construido la civilización moderna y retornaría a la humanidad a la era de las cavernas.

Frente a ese apocalíptico panorama ningún país, movimiento, partido político, religión, gremio, institución; hombre o mujer, joven, adulto, adulto mayor, amante de la paz, debe cruzarse de brazos. Hay que señalar a los promotores de la guerra y atarles las manos antes que puedan ejecutar sus perversos designios.

This entry was posted in FARC-EP and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s