LA RECONCILIACIÓN SE ABRE PASO

La reconciliación se abre paso

PROYECTO A pesar de la polarización política la sociedad civil abre un espacio para el diálogo y la tolerancia. Habrá un premio para autoridades locales, un reconocimiento para empresas y un fondo para apoyar iniciativas de las comunidades.

16/05/2014

http://www.semana.com/nacion/articulo/reconciliacion-colombia-se-abre-paso/388416-3

 

 

 

Un momento culminante del proyecto Reconciliación Colombia tuvo lugar en Bogotá la semana pasada. En un encuentro con cerca de 600 asistentes, muchos venidos de todo el país, la fuerza de los testimonios conmovió profundamente a la audiencia y puso sobre el tapete uno de los temas más importantes –y

más difíciles– que encara el país: después de medio siglo de conflicto armado, ¿cómo puede Colombia avanzar hacia la reconciliación?

La situación no puede ser más paradójica: mientras se discute de paz entre el gobierno y la guerrilla en La Habana, en Colombia la polarización entre los políticos en campaña llega a extremos que recuerdan épocas pasadas y se cometen crímenes de odio e intolerancia como la incineración en Bogotá de Marco Tulio Sevillano, un indigente conocido como el Calidoso.

Así lo señaló, al instalar el evento, el director de SEMANA, Alejandro Santos, resaltando la pertinencia de proyectos como Reconciliación Colombia. Y lo desarrolló el vicepresidente Angelino Garzón: “Colombia es un país que está muy cargado de dolor. No es fácil este camino de la reconciliación, que está muy ligado al tema del perdón y al futuro de nuestro país”, dijo. “Pero –afirmó– es posible lograrlo. Tenemos que meternos en la cabeza que podemos lograrlo. No podemos aceptar que estemos condenados a otros 50 años de violencia”.

Idéntica convicción expresaron muchos asistentes. Y la mostraron varios testimonios que conmovieron profundamente al público.

En medio del evento Luis Moreno, un exguerrillero de las Farc, se paró en la tarima, pidió perdón al público y al país y le dio un abrazo a César Montealegre, su actual empleador, un empresario de Caquetá. Montealegre fue secuestrado por el frente al que pertenecía Moreno y, después de que este decidió abandonar la guerra, lo contrató y hoy es su mano derecha en su finca.

“Entre lágrimas, me voltié y le dije: ‘Señor Ramón Isaza: mi mamá le manda a decir que lo perdona’. Y le di el beso que ella me pidió”. Así contó, con un nudo en la garganta, Jenny Castañeda cómo perdonó al comandante paramilitar de Puerto Triunfo, asesino de su madre, después de que esta se le apareció en sueños para pedirle hacer ese gesto.

El empresario Maurice Armitage no pudo contener las lágrimas cuando relató los dos secuestros de los que ha sido víctima y la decisión de mantener, junto con sus hijas, una fundación que promueve la reconciliación en el Valle del Cauca.

Estos tres testimonios son la punta del iceberg de nueve meses de trabajo del proyecto Reconciliación Colombia, una alianza de medios de comunicación, empresarios, instituciones y cooperantes internacionales para promover que en el país se construya esa “confianza entre ciudadanos y confianza entre ciudadanos e instituciones”, como la define el experto colombiano de Naciones Unidas Pablo de Greiff.

El proyecto ha detectado más de 500 procesos que promueven de alguna manera formas de reconciliación entre comunidades o individuos por toda Colombia, y los puso a conversar entre sí, en cuatro grandes encuentros regionales entre febrero y abril, para tratar de entender sus mecanismos, estudiar las posibilidades de replicarlos y ampliarlos y definir mecanismos para reforzar los existentes y apoyar la creación de otros.

En Medellín se reunieron Antioquia y Chocó con Huila, Tolima, Caquetá y Putumayo; en Cali se encontraron los departamentos del Pacífico sur y Boyacá y Cundinamarca; en Barranquilla fue el turno para los de Caribe y la Orinoquia y en Bucaramanga se vieron los Santanderes, el Eje Cafetero y el Magdalena Medio. El encuentro de la semana pasada en Bogotá fue el momento culminante de este proceso. Allí se recogieron las conclusiones más importantes de los que lo precedieron y se lanzaron formalmente tres iniciativas para dar continuidad al proyecto de promover todo tipo de procesos de reconciliación en el país y reforzar los que ya están andando.

La reconciliación no puede ser impuesta; implica reconstruir la confianza destruida, en especial la del ciudadano frente al Estado. El respeto por las regiones y los territorios es clave en estos procesos. Es indispensable una pedagogía, en particular hacia el sector empresarial, para que asuma un papel protagónico en la construcción de paz. La reconciliación va más allá de las víctimas y los victimarios y debe involucrar a toda la sociedad. Estas fueron algunas de las reflexiones que deja el proceso y que sirvieron de base para diseñar tres iniciativas con las cuales se proyecta dar continuidad a Reconciliación Colombia.

Naciones Unidas otorgará un reconocimiento a las empresas que en Colombia adelanten “prácticas éticas y responsables que contribuyan a la reconciliación y la construcción de paz”. Se dará énfasis a iniciativas empresariales que beneficien a las víctimas del conflicto, a excombatientes y a comunidades que los acojan. Las postulaciones empezarán a recibirse hacia junio próximo y se espera que los primeros reconocimientos se entreguen en marzo del año entrante.

En alianza con Colombia Líder, que premia a los dirigentes más destacados, se diseñó el Premio Reconciliación, para galardonar la labor en este campo que hagan alcaldes y gobernadores en sus comunidades, con énfasis en proyectos que promuevan el retorno de desplazados, la construcción de memoria y la educación para la paz. El premio empezará a otorgarse en abril de 2015.

Se creará, además, el Fondo Reconciliación Colombia, con dos componentes: una para apoyar a organizaciones y promover la construcción de redes entre iniciativas, y la otra para impulsar iniciativas empresariales y emprendimientos en las comunidades. Se están sistematizando, en una base de datos, las 508 experiencias que ya ha detectado el proyecto, para buscar fórmulas para reforzarlas y ayudarlas. Y habrá apoyo para otras nuevas.

Con el lanzamiento de estas tres iniciativas, el proyecto Reconciliación Colombia cerró una primera fase, de identificación de procesos y de puesta en común de los mismos en encuentros regionales, e inicia su segunda fase: buscar que Colombia empiece a hablar masivamente de reconciliación, pero sobre todo pasar a la acción a través de la articulación, creación y fortalecimiento de proyectos de impacto.

This entry was posted in SCO and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s