CONVERSACIONES CON EL ELN: ¿LA QUINTA SERÁ LA VENCIDA?

Conversaciones con el ELN: ¿la quinta será la vencida?

16/06/2014

http://razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/7690-conversaciones-con-el-eln-%C2%BFla-quinta-ser%C3%A1-la-vencida.html

 

 

 

Una larga historia

El 4 de Julio de 2014 se cumplen cincuenta años de la primera marcha guerrillera, en el municipio de San Vicente de Chucurí (Santander), del grupo de campesinos y jóvenes estudiantes, muchos de ellos de las Juventudes del Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), que, liderados por Fabio Vásquez Castaño e influidos por las tesis de Ernesto “Che” Guevara, empezaron a denominarse Ejército de Liberación Nacional (ELN).

De ese grupo inicial solo queda un sobreviviente: el que en ese entonces era un joven, casi un niño, campesino de trece años oriundo de la región y que hoy día es el máximo comandante del ELN: Nicolás Rodríguez Bautista, más conocido como Gabino.

Después de trasegar una historia con múltiples altibajos (crisis interna profunda y recomposición organizativa) y de haber contado con la presencia en sus filas del sacerdote Camilo Torres Restrepo, quien sin duda marcó un hito en la Iglesia Católica latinoamericana, finalmente, a comienzos de los años 1990, el ELN empezó a coquetear con la posibilidad de una paz negociada.


Avión Fokker 50 similar a la aeronave del vuelo 9463
de Avianca, secuestrado por el ELN.
Foto: Wikimedia Commons

Cuatro intentos fallidos

-El primer intento de asistir a unas conversaciones de paz se dio cuando el ELN era parte de lo entonces denominada Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, junto con las FARC y el sector del EPL que no se desmovilizó bajo el gobierno de Virgilio Barco.

El ELN acudió a esta primera cita jalonado más por las FARC que por una real convicción de que la hora de la paz hubiera llegado. Por eso sus delegados jugaron un papel de ‘freno’ a los posibles acuerdos, y las conversaciones de Caracas se suspendieron tras un atentado que hizo el ELN contra la caravana del presidente del Senado, Aurelio Iragorri.

– Ya bajo el gobierno de Ernesto Samper, se iniciaron acercamientos con Francisco Galán, quien se encontraba detenido, y se logró formalizar una relación sui generis, porque el ELN lo nombró su vocero, pero después nombró igualmente a Felipe Torres.

Como producto de esta relación entre los delegados de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y los voceros del ELN se lograron algunos avances parciales en el campo humanitario, como la liberación de niños, respeto a misiones médicas, y un acuerdo para invitar a la Comisión de Encuesta. Y fue en el marco de la crisis política que vivió el gobierno Samper cuando el ELN por primera vez plateó la idea de una convención nacional de colombianos como ruta hacia la paz.

Finalmente se produjo el encuentro en Madrid (España) que concluyó en la firma del preacuerdo del Palacio de Viana, el cual fue ratificado por los voceros del ELN en la cárcel de Itagüí y que acabó por malograrse al ser filtrado a los medios por un diario español.

Tiempo después tuvo lugar la reunión de Puerta del Cielo entre delegados del ELN y 40 personas de la sociedad civil colombiana.

Era claro para el ELN que un proceso de conversaciones implicaba  escenarios de participación social, denominados por ellos la “convención nacional”.

-Bajo el gobierno de Andrés Pastrana continuaron con los acercamientos con el ELN y se produjo la reunión de Río Verde en el Oriente antioqueño entre miembros de la Comisión Preparatoria de la Convención Nacional y dirigentes del ELN, incluido un miembro del Comando Central (COCE); allí se definieron la agenda y los participantes en la “convención nacional”, pero quedó pendiente definir el lugar de la misma.

Esto llevó a la primera ruptura entre el ELN y el alto comisionado del gobierno Pastrana en una reunión adelantada en Caracas. Posteriormente, y pese a las gestiones adelantadas por miembros de la sociedad civil, el ELN realizó una serie de secuestros masivos (el avión Fokker de Avianca en el sur de Bolívar, los feligreses de la iglesia La María en Cali, los pescadores de la Ciénaga del Torno en Barranquilla).

A raíz de esos secuestros, y por iniciativa del periodista Jaime Garzón, se creó la Comisión Facilitadora Civil, que tuvo su fortaleza en la pluralidad y diversidad de su composición, y  comenzó a cumplir un papel tanto humanitario como facilitador de los acercamientos entre el gobierno y ELN.

Se llegó a un acuerdo entre gobierno y ELN para crear una zona de distensión en el sur de Bolívar, pero el desgaste político del gobierno Pastrana con el proceso del Caguán no le dio margen de maniobra  para crear otra zona de despeje del territorio, aun si en esta se evitarán  los problemas que había tenido la zona del Caguán.

Después se realizó la Cumbre de La Habana con importante participación de representantes de la sociedad civil. En ella se reafirmó la voluntad de avanzar en la solución política del conflicto armado, aunque sin solucionar los obstáculos que impedían el inicio formal de conversaciones.

Para este momento ya era claro para el ELN que un proceso de conversaciones implicaba  escenarios de participación social, denominados por ellos la “convención nacional”.

-Bajo el gobierno de Álvaro Uribe tuvo lugar el cuarto intento de conversaciones con un gobierno (siempre jalonados por los voceros detenidos). Primero se produjo la mediación mexicana, solicitada por el presidente  Uribe al presidente Vicente Fox,  ratificada por el ELN, y que tras bambalinas había ambientado Gabriel García Márquez.

Posteriormente, y con la facilitación del Grupo de Garantes de Casa de Paz, se dio inicio a las conversaciones en La Habana, que se prolongaron por casi dos años, y a cuya instalación Gabo fue el invitado de honor por parte del gobierno y del ELN.

Estas conversaciones llegaron a un borrador del acuerdo base, que definía temas y procedimientos para formalizar un diálogo con el gobierno. Desafortunadamente, la crisis andina, debida a la salida poco diplomática de Hugo Chávez en relación con su papel de facilitador para la liberación de los secuestrados por las FARC, llevó al ELN a solidarse con el presidente de Venezuela y a dar por suspendidas las conversaciones con el gobierno Uribe.


Manifestaciones sociales.
Foto: Esperanza Próxima

Una nueva oportunidad

Todo indica que el ELN, en el último decenio, además de dedicarse a cuidar sus fuerzas, dispersándolas, intensificó su actividad política en algunas regiones y cada vez parece haber tomado mayor presencia en zonas de pequeña y mediana minería.

Lo anterior podría ayudar a un ambiente positivo para este nuevo intento de conversaciones, porque se trata de una guerrilla más politizada, es decir, con mayores sensibilidades hacia sectores políticos y regionales.

Adicionalmente, influye mucho el avance en las conversaciones entre el gobierno Santos y las FARC (organización con la cual el ELN parece tener actualmente una excelente relación política).

Por supuesto, una agenda de negociación con el ELN, además de los temas anunciados en el comunicado conjunto de esta semana anterior, sin duda incluirá el tema minero-energético

Por eso el desafío para una y otra parte es encontrar una perspectiva realista que combine una adecuada y regulada explotación de estos recursos con la conservación y protección del medio ambiente, lo cual contribuiría a diseñar un marco legal favorable para la minería artesanal, que hoy día tiende a situarse en esa categoría ambigua y estigmatizadora de “minería ilegal”.

Seguramente donde habría algunos cambios respecto del proceso con las FARC es en lo relativo a los mecanismos de participación social, pues es probable un mayor énfasis en una participación más amplia desde lo regional, algo así como una convención nacional “descentralizada”.

Una agenda de negociación con el ELN, además de los temas anunciados en el comunicado conjunto de esta semana anterior, sin duda incluirá el tema minero-energético.

La esperanza que tenemos los amigos del final concertado del conflicto interno armado se apoya sobre bases reales: un contexto internacional favorable (no hay un solo país que no apoye estos esfuerzos de paz concertada), el nuevo contexto nacional y especialmente el balance estratégico del conflicto armado, junto con el avance de las conversaciones con las FARC y la experiencia y sentido de realidad de las delegaciones del gobierno y del ELN.

Esperamos que estos sucesos lleven a una rápida formalización de las conversaciones y a un avance realista de las mismas, para que por fin avizoremos algo que parecía imposible hace unos años: el cierre definitivo del conflicto interno armado y el inicio de la construcción de paz, como tarea colectiva que nos convoca a todos los colombianos, incluidos los compatriotas que hoy día se encuentran alzados en armas.

*Profesor titular de la  Universidad Nacional

 

This entry was posted in ELN, Negociaciones ELN and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s