GRANDES RETOS DE COLOMBIA INICIAN AL FIRMAR PACTO DE PAZ

Grandes retos de Colombia inician al firmar pacto de paz

Ricardo Navarrete, embajador de Chile en Colombia, habló de las relaciones entre ambos países y de cómo enfrentar el posconflicto.

POR ISOLDA MARÍA VÉLEZ H. | Publicado el 12 de septiembre de 2014

Si en las condiciones actuales, Colombia es un país próspero, que atrae la inversión y crece su economía, “imagínese lo que será cuando se firme la paz”.

Con esas palabras el embajador de Chile en Colombia, Ricardo Navarrete, se refiere a la oportunidad que tiene Colombia si llega a un acuerdo con las Farc, no sin antes advertir que el gran reto, una vez se firme la paz, será “administrar esa nueva realidad” para el beneficio de todos.

Chile hace parte de los países amigos que acompañan el proceso de paz y, según el embajador, el gobierno de Michelle Bachelet, está comprometido a acompañarlo tanto en esta etapa como en la consolidación.

¿Dónde está hoy el énfasis en las relaciones entre Colombia y Chile?
“En los más diversos campos tenemos relaciones. Chile tiene hoy unas 160 empresas de las más importantes, especialmente en el área de servicios, que es donde está la principal inversión de Chile aquí. La última cifra, de junio de 2013, que es la más reciente, habla de un monto cercano a los 17.000 millones de dólares y diría que es más cercana a los 20.000 millones y creciendo. Y es que el empresariado chileno se atrevió a venir cuando Colombia era muy distinta. Hoy tienen seguridad, confianza, certeza. Diría que Chile es hoy el principal país de América Latina invirtiendo en Colombia”.

Y si a eso se suma, el fortalecimiento de las relaciones en la Alianza Pacífico….
“Esta es una experiencia de integración muy importante. Hemos dado pasos muy significativos para el entendimiento los cuatro países (Perú, Colombia, Chile y México) liberalizando hasta hoy el 92 por ciento del comercio. Creo que la capacidad que tenemos los cuatro países de complementarnos es muy importante en lo que tiene que ver con movilidad de capitales, promoción de inversiones, resolver los problemas migratorios… Si uno ve las cifras de los países de la Alianza del Pacífico, en todos los sentidos, pero fundamentalmente en el comercio y la economía, probablemente el país más deficitario es Colombia. ¿Qué quiere decir eso? Que el desafío que tiene Colombia para apoyarse en un mecanismo de integración como la Alianza del Pacífico es muy importante”.

Uno de los retos grandes que tiene Colombia es la minería ilegal, que muchas veces está atada a grupos armados ilegales, ¿cuáles son las lecciones que puede darle Chile a Colombia?
“Ninguna. Le puedo contar más bien la experiencia nuestra. La minería hace parte de los recursos naturales de un país y, por lo tanto, en la medida que se exploten adecuadamente estará presente el interés del país. Esto quiere decir que si bien es importante atraer la inversión privada es también fundamental establecer mecanismos de regulación que permitan que esa inversión tenga una garantía, que favorezca al que viene a invertir para que obtenga una ganancia, pero que también proteja los recursos del país. En el caso de Chile costó mucho entenderlo así, pero se consiguió. Por lo que me he podido enterar de lo que aquí ocurre, es que hay una desregularización muy amplia. Y, por lo tanto, una explotación minera informal. Un buen sector de la minería en Colombia no está dentro de los cánones de una institucionalidad reconocida, con controles y fiscalizaciones adecuadas, si no que hay mucha espontaneidad: el que quiera hacer negocio va y lo hace y lo hace para sí. Ahí se requiere la institucionalidad”.

Ese es uno de los dilemas porque mucho de eso depende de un ambiente de paz…
“Toca usted un tema transversal. Si a pesar de que en Colombia todavía hay un conflicto que tiene medio siglo, y en esas condiciones el país crece, y hay empresas extranjeras que invierten, y hay una situación de bienestar en sentido general, imaginemos lo que va a hacer Colombia sin conflicto, por lo menos desde el punto de vista de la formalidad de los acuerdos. Digo de la formalidad porque está claro que con la firma de los acuerdos de paz no se van a acabar los problemas. En Chile, tenemos 24 años de democracia y ciertamente la experiencia de 17 años de dictadura militar no son equiparables a 50 años de conflicto de Colombia, pero todavía tenemos resabios de esa experiencia dolorosa. Entonces, creo que los colombianos tienen que estar preparados para entender que es un paso muy importante alcanzar los acuerdos de paz, que eso tiene una consecuencia extraordinaria desde el punto de vista de la confianza, de la estabilidad, de atracción del capital y para explotar una serie de áreas que están completamente deficitarias como la de la agricultura y la minería, pero que naturalmente el gran desafío de los colombianos comienza en cuanto los acuerdos de paz se logren, administrar esa nueva realidad que se va generar para sacar el país adelante y darle toda la potencialidad que tiene, para que se traduzca en mayor bienestar para todos. Chile es país acompañante en el proceso de paz y estamos dispuestos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para respaldarlos. No cabe duda de que la idea de colaborar para resolver esta situación tan difícil, dolorosa y compleja constituye un compromiso latinoamericano que hemos asumido de la mejor manera”.

¿Cree que la apuesta de todos los colombianos, con movilizaciones sociales, debe estar en ese proceso?
“Creo que todos los colombianos deben hacer una apuesta por eso. Pero las sociedades son diversas. No hay que asustarse porque hay gente que no entiende que hay una estrategia importante como la paz. Lo que sí me parece clave es que se pueda respetar, porque eso es una democracia, la voluntad de las mayorías. No tengo ninguna duda de que en Colombia hay una inmensa mayoría que quiere la paz. En Chile con nuestras diferencias, nuestras contradicciones, con todos los énfasis de cómo entendemos el ejercicio de la administración y la democracia, en aquellas cuestiones esenciales que tienen que ver con los objetivos de país, en eso hemos logrado llegar a los acuerdos necesarios para que siempre se ponga el énfasis en el objetivo país. Creo que los países que logran eso, son los que crecen y se desarrollan.

PARA SABER MÁS

REEFORMAS NECESARIAS

El embajador explicó que Chile está hoy enfrentado a un proceso de reformas que son necesarias porque “nuestra Constitución se hizo para la transición hacia la democracia” y hoy, si se quiere avanzar en el desarrollo, se requieren cambios de fondo. Por eso, agrega, la presidenta Michelle Bachelet tiene tres ejes de reforma: la tributaria, que fue aprobada este miércoles, la educativa y la constitucional.

EN DEFINITIVA

El embajador de Chile en Colombia considera que el país debe prepararse para enfrentar los retos que traerá la firma de un acuerdo de paz para que se traduzca en beneficio para todos.

This entry was posted in Justicia Transicional, Negociaciones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s