MESA DE DIÁLOGOS SE DESPOJÓ DE SU BLINDAJE Y MOSTRÓ ACUERDOS

Mesa de diálogos se despojó de su blindaje y mostró acuerdos

Contenidos revelados detallan lo que se había aprobado en La Habana. La finalidad, dicen analistas, es contrarrestar críticas que hablan que se estaba negociando el modelo de Estado.

POR: JAVIER ALEXANDER MACÍAS – JORGE IVÁN POSADA DUQUE | Publicado el 25 de septiembre de 2014

La presión ejercida en el país frente al blindaje que cubrió hasta ayer el proceso de paz con las Farc, el reclamo de la sociedad civil por conocer lo que se negociaba en La Habana, y el llamado de un grupo de militares y policías retirados que pedían claridad para dejar “de negociar a espaldas del país”, son algunas de las críticas por las que ambas delegaciones decidieron publicar los acuerdos parciales logrados hasta ahora.

El presidente de la República Juan Manuel Santos atribuyó el anuncio a un objetivo: dar confianza a los colombianos respecto del proceso de paz, y le sumó un ejercicio, el de la transparencia, para conocer lo negociado en Desarrollo Agrario, Participación Política y Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, primeros puntos de la agenda (1, 2 y 4).

Desde Nueva York, Santos explicó que al inicio del proceso una de las decisiones era no publicar los acuerdos, “pero hemos considerado que ya el proceso ha avanzado lo suficiente y está lo suficientemente protegido como para hacer público lo acordado”.

No obstante, Gobierno y Farc explicaron que tomaron la decisión ante la persistencia de las especulaciones sobre lo discutido, “producto del desconocimiento de los comunicados y los informes, y otras, una intención clara de desinformar a la opinión pública”.

Lo público no era suficiente
En los 708 días de negociaciones se han realizado 28 ciclos de conversaciones (el 29 está en curso), y se han emitido 46 comunicados conjuntos, sin contar los borradores de los acuerdos publicados ayer.

Estos documentos, sin embargo, no mostraron la magnitud de lo que se negociaba entre el Gobierno y las Farc en Cuba, lo que generó un ambiente de escepticismo hacia el proceso en el país.

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, ve en la decisión de divulgar lo acordado en los tres temas, una solución para contrarrestar el escepticismo y bajarle tensión a los reclamos.

Dice Vargas que con los tres borradores conjuntos publicados se “busca contrarrestar y desvirtuar la andanada de críticas. Ahí no hay mayor cosa sobre lo que se conoce”.

Además, precisa Vargas, la publicación de los acuerdos es una antesala a la firma de un cese el fuego bilateral, y la publicación de estos contenidos ambientaría al país para cuando ese momento llegue.

“El toro por los cuernos”
Tras la publicación de lo acordado, el jefe de la delegación negociadora del Gobierno en la mesa, Humberto De la Calle, asevera que el desconocimiento de los comunicados y las filtraciones de algunos de los acuerdos, llevaron a que los opositores del proceso pusieran en circulación versiones y rumores para desinformar.

“Ante esa realidad, tomamos la decisión de coger el toro por los cuernos y hacer públicos los acuerdos que hasta ahora hemos alcanzado. Sin renunciar a la necesaria confidencialidad de futuras discusiones y acuerdos en construcción. Cada ciudadano podrá ahora constatar él mismo lo que hemos venido diciendo y formarse su propia opinión”.

Más allá de tomar el toro por los cuernos, dar a conocer lo acordado en Cuba es calificado como positivo para un país que espera saber qué, cómo y cuándo se dará fin al conflicto armado con las Farc.

Javier Díaz, presidente de Analdex, cree firmemente que hacer públicos los acuerdos, da claridad al proceso, más porque le permite a la ciudadanía “concluir por su propia cuenta lo que se ha negociado y no a partir de las interpretaciones o especulaciones”.

Allanando el camino
La tarea de contrarrestar la mala atmósfera que empezó a rodear el proceso de paz en el país, comenzó hace unas semanas cuando los delegados del Gobierno viajaron a las regiones a explicar los avances logrados en la mesa.

En esa gira, el Gobierno además de responder las inquietudes de grupos especializados de ciudadanos, víctimas y personas del común, comenzó a abrir camino frente a una futura refrendación del pacto al que se llegue con la guerrilla para su desmovilización y reinserción.

Con estas visitas a las regiones, dice el analista del conflicto armado, Juan Carlos Ortega, el Gobierno quiso mostrar un proceso de paz muy avanzado, idea rechazada por las Farc en distintas ocasiones, cuyos negociadores recalcaron que “la paz no está a la vuelta de la esquina”, y falta mucho camino por recorrer.

Alias “Rubén Zamora” dice claramente que el Gobierno se ha equivocado “al sostener que estamos en la recta final del proceso de diálogo, cuando falta abordar dos de los puntos más sensibles y quedan en el refrigerador, hasta ahora, 28 puntos fundamentales, bastante alérgicos para el Gobierno, que tocan aspectos estratégicos de la política interna y externa, y son parte esencial del Acuerdo General”.

Es por esta razón que el analista del conflicto armado, Juan Carlos Ortega, también ve en la publicación de lo acordado un punto a favor para la guerrilla, pues asevera que es una forma de mostrar que sí hay avances, pero que, como ellos aseguran, no se ha adelantado tanto, y “falta mucha agua por correr debajo del puente, entonces las negociaciones con las Farc tardarían poco más de seis meses para culminar”.

Nada está acordado…
Aunque la divulgación de los acuerdos es calificada como positiva, que se den a conocer esos borradores dice Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), “trae consigo la discusión de lo que se ha acordado, para saber si esos acuerdos van a recibir el apoyo de los ciudadanos en un referendo por la paz”.

No obstante, aunque la publicación inyecta optimismo, no se debe descuidar la premisa desde el inicio del proceso: “nada está acordado hasta que todo este acordado”.

ANTECEDENTES

DÓNDE CONOCER LOS ACUERDOS

Los tres borradores publicados pueden ser consultados en http://www.mesadeconversaciones.com.co

Cada uno de los documentos explica, en más de 68 páginas, lo acordado y los puntos que faltan por discutir o que se están analizando por las subcomisiones.

REACCIONES

UNA NOTICIA ESPERADA

Jorge Armando Otálora
Defensor del Pueblo

“Es la mejor decisión, creo como defensor del pueblo, porque estaban en mora los negociadores de participarles a los colombianos lo que se ha acordado para poder legitimar el proceso de paz”.

Iván Cepeda
Senador de la República

“Una decisión alentadora y correcta porque desvanece las suspicacias en relación al carácter reservado de los acuerdos. Ahora el país tiene que debatir de manera serena estos acuerdos”.

Rafael Nieto Loaiza
Experto en DIH

“Tengo la impresión, aunque puedo estar equivocado, de que en La Habana las cosas no están fáciles. Así que hay que preguntarse por qué publican esos acuerdos en este momento”.

TEXTUALMENTE

Reformas rurales para modernizar el campo

GOBIERNO Y FARC
Parte del borrador del acuerdo sobre reforma rural integral

Un reclamo reiterativo de la “lucha armada” de la guerrilla de casi 50 años de las Farc se enfoca en la exigencia de distribución equitativa de la tierra, el progreso del campo y la dignificación del campesinado. A partir de noviembre de 2012, seis meses tomó la discusión de estrategias para corregir los males del campo, que dieron como resultado el primer acuerdo parcial de la agenda para la Terminación del Conflicto.

Según el borrador conjunto revelado por el Gobierno y las Farc, la “transformación debe contribuir a reversar los efectos del conflicto y a cambiar la condiciones que han facilitado al persistencia de la violencia en el territorio. Y que a juicio de las Farc dicha transformación debe contribuir a soluciones las causas históricas del conflicto, como la cuestión no resuelta de la propiedad sobre la tierra y particularmente su concentración, la exclusión del campesinado y el atraso de las comunidades rurales”.

El documento plantea la necesidad de formalizar la “propiedad y derechos de la pequeña y mediana propiedad rural como garantía contra el despojo de cualquier tipo”.

Modernizar el campo requiere construir vías veredales, servicios públicos, electrificación rural y planes de vivienda rural. Así mismo, la adecuación de tierras para la implementación de los cultivos tradicionales y nuevos, asistencia técnica, según el mercado agropecuario, el clima y el enfoque territorial.

Uno de los principales acuerdos conjuntos que reseña el documento base del acuerdo es el Fondo de Tierras para la población más pobre. Se obtendrán de “tierras provenientes de extinción judicial de dominio sobre baldíos indebidamente apropiados (del narcotráfico y despojadas), tierras inexplotadas y adquiridas para revertir la concentración”.

“Lo acordado supera la visión tradicional de reforma agraria y pretende crear cambios reales para cerrar la brecha entre el país rural y el urbano”, señaló tras el acuerdo mayo de 2013 el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle.

TEXTUALMENTE

Democracia sin violencia como arma política

GOBIERNO Y FARC
Parte del borrador sobre apertura de la participación política

El segundo acuerdo es definido por los equipos negociadores como “una apertura democrática en el marco del fin del conflicto para construir la paz” para explicar la serie de cambios y reformas en el sistema político y de participación ciudadana, así como la transición de la guerrilla en movimiento político con garantías para ejercer la oposición.

El texto conjunto plantea que la participación política que hará parte de “la firma del acuerdo final contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia en cuanto implicará la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todos los colombianos, a fin de transitar a un escenario en el que impere la democracia, con garantías plenas para quienes participen en política, y de esa manera, abrirá nuevos espacios para la participación en Colombia”.

Además, establece que “para consolidar la paz se requiere garantizar el pluralismo facilitando la constitución de nuevos partidos y movimientos políticos que contribuyan al debate y a mejorar el proceso democrático, y tengas suficientes garantías para el ejercicio de la oposición y ser verdaderas alternativas de poder”.

Uno de los mecanismos para cumplir con estos planes de mejoramiento de la democracia en el país es el Estatuto de Garantías para el Ejercicio de la Oposición Política. “Los partidos y movimientos con personería jurídica serán convocados en una comisión para definir las garantías para los partidos que se declaren en oposición. El Gobierno Nacional elaborará un proyecto de ley con el acompañamiento de delegados de la comisión de partidos y movimientos”.

El borrador del acuerdo indica que se crearán “Consejos para la Reconciliación y la Convivencia” a nivel nacional y territorial y se promoverán las veedurías y observatorios ciudadanos del sistema de planeación participativa. También se hará una “revisión integral de la organización y el régimen electoral”.

This entry was posted in FARC-EP, Gobierno, Negociaciones and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s